Hipótesis

Hipótesis 1

-¡a comer!- gritaba la mamá del sujeto, indicando que era hora del almuerzo.

Entre sueños el sujeto se sentó en la cama, sus ojos por si solos no podían abrirse con total naturalidad, el sueño que antecedió fue profundo y llano, aunque dentro de este algo se escondía, el sujeto lo podía sentir, como el gusto de un sueño que no recuerda. Sus manos, las mismas que durante la noche rascaron su culo o su escroto, ahora rascaban las lagañas de los ojos. Se levanta y va en busca de un pantalón, para luego dirigirse rumbo a la comida.

 

Hipótesis 2

Había llegado en auto a buscarla a una junta con sus amigas, pero cuando la vi la sentí en otro color, no en el nuestro, sino en una combinación, pinceladas en su boca y por otros lados. Me contó la verdad y era lo que veía. Y yo que había venido en auto (prestado) para luego pasar a alguna parte con su piel morena y quizá que brochazo tiene en su boca.

Desperté cabizbaja por una situación totalmente onírica, en aquel sueño sentía la infidelidad de una mujer. Jamás había entrado dentro de mi pensamiento alguna idea por el estilo la verdad es que me gustan los hombres, y que en aquel sueño me gustara una mujer y además que me fuera infiel era para mí un poco extraño. Me sentía horrible, si hubiese sido otra tal vez hubiese culpado al alcohol que tome ayer, que lo de lo terrible solo es una caña más en esta vida, pero no, no era eso, era lo otro. Un sentimiento que se acomoda en mi estómago, debajo de mi estómago como una punzada fuerte y delicada, que aumenta, que angustia, que me hace sentir penas ajenas.

 

Hipótesis 3

Despierto de un brochazo en mi boca, la brocha de la mujer de mis sueños pintó mis labios de color carmesí, y sobre todo, de todos los colores. Despertar enamorado, enamorado de la mujer de tus sueños, no de anhelos, si no de la mujer onírica, inexistente, con la excepción de ese pequeño espacio del cerrar y abrir los ojos.

-¡a comer!- grita mi mamá, indicando que era hora del almuerzo.

El almuerzo consistía en porotos con riendas, y un pedazo de longaniza. Porotos suaves, tallarines al dente y un caldo espeso de color anaranjado se vertían sobre mi plato, en busca de mi boca. Porque mientras comía era el mundo el que me buscaba y no yo a él,  me era imposible no seguir pensando en aquel sueño, porque el amor me ha sido esquivo, y cuando me refiero a amor, me refiero al amor de un extraño, del que te revuelve para armarte y amarte y desarmarte y desamarte y un dos tres por mí y todos mis compañeros, sobre todo tu fiel compañera la de los besos largos lánguidos ecuestres hermosos polifónicos cantos de gorriones loros y aves dentro de las pinturas que fueron embellecidas con tu brocha , la brocha, nuestra brocha, tu brocha.

Si bien los porotos estaban exquisitos, mis pensamientos eran largos y profundos. Ahora que escribo (leo) estas palabras si tuviera que poner en una balanza que era más exquisito diría que mis pensamientos (los porotos)

 

Hipótesis 4

Viernes en la noche. La sociedad occidental, llena de sus vicios de los más consumistas, rituales satánicos y demases, uno de esos este, el viernes, sobre todo por la noche, del diablo, definitivamente del diablo. EL ritual de viernes, tiene su símil el domingo en otras religiones, o el sábado, no lo sé muy bien, las religiones me caen un poco mal. Si bien el diablo es otra religión, probablemente este no exista, y digo probable porque vaya a saber uno si ahora lo está leyendo a uno. Las Pilsen, la mota y mi polola eran la atracción de la noche, la santísima trinidad, del padre del hijo y el espíritu santo. (No me aventurare en decir quien es cada cual, para no dañar susceptibilidades.) O la trifuerza, estas tres lo hacen todo posible, para mí un mortal.

El evento era en la casa de una de las amigas de mi novia, y básicamente era para hacerse mierda tomando y fumando, o al menos eso creí. Mi polola, entre Pilsen y mota, se había metido en la pieza a fornicar con otro tipo, que parece que hace rato tenían onda y le dieron ahí mismo, al frente mío, no todo el rato, solo cuando los descubrí. Igual se veía venir, la mina era loca, pero no tanto como yo, en todo caso, al final igual me juntaba con ella a solo tener sexo.

 

Hipótesis 5

Se levantó temprano a comprar los ingredientes del almuerzo a la vega. Había dejado los porotos remojando desde la noche anterior, por lo que solo faltaban algunas especias, colores, longaniza, zapallo, ají, cebollas en escabeche, ají en escabeche, y no recuerdo que más.

Cuando compraba la lechuga, para la ensalada, vio en uno de los trabajadores de la vega un rostro familiar. Aunque en aquel momento, aquel momento en que lo vio no recordó quien era, solo era alguna cara familiar que probablemente vio un día.

Bien cargada volvió a casa y comenzó en el cometido del almuerzo. A través de un aparato electrónico puso música en un pequeño parlante. Como deseo ser tu amor para poder vibrar así con cada espacio de tu cuerpo. Vertió el agua de los porotos en el lavamanos y mientras comenzaba a hacer todo el enredo y desenredo de sabores dentro de la olla recordó de quien era el rostro que había visto un rato atrás. Como deseo ver la luz De la mañana y junto a mi Sentir aliento de tu boca. Era un pololo que había tenido hace muchos años, en sus tiempos de liceana, en aquellos tiempos era un bello hombre, de grandes ojos verdes y de tés morena. Como deseo ser aquel que compartiendo esta tu amor estaba viendo aquel ariz, aquel novio fue con el que tuvo las aventuras más eróticas de su vida, de maravillas que eres tú, lo recordó con mucha alegría, como deseo ser tu amor para poder vivir así con cada espacio de tu cuerpo. Luego de aquel momento de recuerdos bellos, en su mente se encajó la siguiente pregunta ¿Por qué todo termino? Se me agiganta un gran dolor y un gran deseo de escapar, la razón era porque el maldito ese, en una fiesta en donde los padres no le habían dado permiso, porque el padre había llegado borracho y los quería a todos en casa sufriendo por lo espeso que se ponía cada vez que se ponía ebrio, ese maldito se había metido con una de las tantas amigas que tenía por aquel entonces. Ahora su rostro era desganado, con dos perlas verdes que ya no lucían, no relucían ni brillaban, eran unas perlas opacas. Tal vez el trabajo de la vega, el esfuerzo que hacen por trabajar desde muy temprano, con el frio más invernal y con los soles que más queman, ese mismo quemo su rostro, como la gélida brisa que lo congelo. La belleza se perdió. Como quisiera comprender que ya por siempre te perdí y solamente eres un sueño.

Luego de un rato, cuando ya la comida estaba lista, igualmente que el orden de la mesa, en donde el escabeche olor salía, con un ají en pasta rojo de los más picantes, con los platos bajos ya puestos, listos y dispuestos a ser portadores de los platos fondos, tenedor, para la lechuga, cuchara para los porotos, cuchillo para la longaniza, formación completa señores, grito a raja tabla: ¡A COMER!

 

Hipótesis 6

Hogar, dulce hogar. Prendo la televisión. María Joaquina por qué hiciste eso yo lo amaba. A veces prendo la televisión solo para no sentirme solo en casa. (…) Jamás quise hacerlo, fue él el que me obligo a pecar(…). Mi amante se fue hace unos días de viaje. (…)Para tauro le esperan días difíciles, en donde tendrá que tomar decisiones un poco drásticas (…). Dijo que se iba a Europa, para ella siempre Europa quedo a la vuelta de la esquina, para mí ni si quiera existía. (…) grados, mientras que para la zona sur, en Puerto Williams se espera una mínima de -5 grados y una máxima de(…).   Cuando se marchó, me dijo algo que me inquieto un poco. (..) me ya, si llama dentro de los próximos treinta minutos llevara gratis una gran pa(…). Amor, estoy segura de tu amor, de tus caricias verdaderas, de tus suspiros, estoy segura de ti. (…) líticos y sociales, dejando estragos en la confiabilidad de la gente hacia sus gobernantes, el Ministro de Economía del gobierno anterior es investigado por corrupción, coimas, robo en lugar habita(…). Pero no estoy segura de mí. Y se marchó con su maleta hacia el avión, dejándome a mi ahí, tiritando, medio muerto, aunque más muerto que vivo, definitivamente. (…)pital de Rusia? Eeeh, San Petersbu(…) Ahora por mi cabeza se pasan las mil y una ideas de que fue a Europa a hacer mi amada. (…)ahhh, duro si…  ooh, aah, …OOH, AAH, damelo todo papi, damelo todo…aahh, te gusta? Te gusta? AA(…) Pero que mal doblaje de película porno era el que veía. Aburrido de hacer zapping me levante de mi asiento y fui a mear. Mientras meaba pensaba en que podía comer mañana en mi día libre, unos porotos no andarían nada de mal pensé.  

 

Hipótesis 7

-¡a comer!- gritaba mi mamá, indicando que era hora del almuerzo.

La escuche, pero el sueño era los más deseado. Nos habíamos dormido como a las siete de la mañana con la Eli y de tanto placer estábamos exhaustas. Desperté como a las 4 de la tarde y ella se encontraba en mi cama despierta, observándome detenidamente, como si nada más pudiera ser observable en el mundo. Se te corrió el maquillaje amor. A ti igual. Y nos abrazamos y nuestros senos se entrecruzaban buscando más y más amor. Tu mama nos llamó a almorzar hace rato. ¿Te gustan los porotos? Me encantan. Pues entonces bésame una última vez y emprendamos el vuelo, amada mía. Me encanta cuando te pones poética.

 

 

Hipótesis 8

La madre del Poroto le pregunta a su hijo:

-¿Has soñado alguna vez, mi porotito?

-¿Qué es soñar mami?- respondió un poco asustado

-Un sueño- le responde la madre- son fotos o videos que ves mientras duermes-

-Los he visto mami- respondió asombrado, el porotito pudo encontrar un significado a algo que desconocía, sabia él lo que era una foto o un video, sabía lo que era dormir, y ahora encontraba una relación entre estos dos conceptos, multiplico las ideas y tuvo muchas más.

– ¿y qué has soñado, mi porotito? Pregunto la madre a Porotito

Pero Porotito, inmerso en sus pensamientos, se extasiaba en el hecho de soñar y sus múltiples ideas que ahogaban su pequeña cabeza

-Madre- ignorando completamente la pregunta- jamás pensé que eso era soñar. Y nuevamente se ensimismó en sus pensamientos. La madre repitió la pregunta y porotito no respondió.

Esa misma noche Porotito soñó. Que bailaba una danza, la que apodaban “conrriendas”. En donde su cuerpo era quemado dentro de un recipiente, con sus amigos los tallarines y con su mejor amigo Zapallito. Llorando de espanto fue hacia donde su madre.

-Madre-dijo porotito- he tenido un mal sueño. Sollozando en el regazo de su madre.

 

Hipótesis 9

-¡a comer!- grite. Y nadie respondió. Porque no había nadie que respondiera. Nadie grito

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: